Educación y desarrollo en México: Una historia de baja capacidad de aprovechamiento del capital humano
DATE
Nov 2018
El presente estudio documenta que, de acuerdo con la información disponible, tanto el nivel educativo como la calidad de la educación en México han mejorado durante los últimos 20 años. En línea con los avances, se esperaría un mejor desempeño económico, el cual no se ha observado, y sobresale el hecho de que la población con mayor escolaridad, en lugar de mejorar sus condiciones de empleabilidad y salarios, ha registrado un deterioro relativo. Uno de los síntomas es que los retornos a la educación superior han caído significativamente, y la evidencia presentada apunta a que una de las posibles causas es que la economía del país no ha sido capaz de internalizar el progreso educativo y traducirlo en mayor productividad. De hecho, entre los individuos con mayor nivel de estudios se identifica una tendencia de migración hacia ocupaciones y sectores que emplean recursos humanos menos calificados, y destaca que una elevada proporción de trabajadores con alta escolaridad se emplea en pequeñas empresas con bajo nivel de productividad. Si bien puede argumentarse que los avances educativos son insuficientes para un país como México, la evidencia indica que se ha observado un progreso suficiente como para esperar algún grado de correspondencia en el plano económico y, en particular, en mejoras en la productividad del país. Esto apunta a que es necesario continuar en otros ámbitos la búsqueda de los factores que han inhibido el crecimiento.