Seguridad vial infantil: Uso de los sistemas de retención: Análisis de la situación en América Latina y el Caribe

Fecha
Oct 2015
EDITOR
Mendez, Pablo David;Ordoñez, Cristian David;Erazo Polo, Maria del Pilar
Los países de Latinoamérica y el Caribe superan por casi el doble las tasas de muertes en siniestralidad infantil por accidentes de tránsito de los países desarrollados. Los datos de Europa, Asia Central, Canadá y Estados Unidos muestran que el porcentaje de muertes de niños con respecto al número total de muertes por accidentes de tránsito es de aproximadamente 4,7%, mientras que en los países de América Latina y el Caribe es del 7,6%, más del 160% de los valores de referencia. La menor tasa de la región corresponde a Uruguay con 3,7%, y la mayor se presenta en Bolivia con el 21,4%. Con este estudio se busca mostrar el problema de los siniestros infantiles por accidentes de tránsito que enfrenta la región, brindar herramientas técnicas y científicas de análisis, difundir la problemática públicamente y educar en las formas de enfrentarla, porque es un gran reto de alta responsabilidad para cada uno de los países. Los datos fueron tomados del informe de la FUNDACIÓN MAPFRE "Asientos de Seguridad para niños. Situación en Iberoamérica y el Caribe", el cual presenta el avance de la seguridad vial infantil en diferentes países y evidencia la urgente necesidad de tomar medidas efectivas para la reducción de la mortalidad infantil por siniestros viales. Mediante la publicación y divulgación de estos resultados, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la FUNDACIÓN MAPFRE analizan y presentan conclusiones y recomendaciones del estado actual de la seguridad vial infantil que existe en Latinoamérica y el Caribe, otorgando evidencia empírica para que los países puedan contrastar sus políticas y programas en este aspecto. Se ha identificado que el uso correcto de los Sistemas de Retención Infantil (SRI) reducen las lesiones entre un 90% y un 95% en el caso de los sistemas que miran hacia atrás y en un 60%, en los que miran hacia adelante. También, se ha demostrado que mantener a los niños mirando hacia atrás incrementa la protección entre tres a cinco veces y que los niños de cuatro a ocho años de edad corren un considerable menor riesgo de sufrir lesiones al utilizar asientos elevadores comparados con el uso de cinturones de seguridad para adultos. Un factor de riesgo relevante es la localización del niño en el vehículo: Los niños que usan los SRI tienen un 15% menos de riesgo de resultar heridos al estar sentados en la parte trasera del vehículo que los que van sentados en la parte delantera. Los niños que no usan los SRI tienen un 25% menos de riesgo de resultar heridos al estar sentados en la parte trasera del vehículo que los que van sentados en la parte delantera. El efecto de estos sistemas también depende del tipo de retención utilizado.