La desigualdad de Panamá: Su carácter territorial y el papel de las inversiones públicas

Fecha
Jul 2019
Pese a que durante los últimos años ha sido una de las economías más dinámicas de la región, Panamá continúa siendo uno de los países más desiguales de América Latina. Si bien la desigualdad se ha reducido en este tiempo, lo ha hecho a un ritmo notablemente inferior al de otros países del entorno. Esta elevada desigualdad y su persistencia están estrechamente relacionadas con los fuertes desequilibrios territoriales que existen en el país, aunque, lógicamente, este factor no agota la explicación. Pese al reducido tamaño de Panamá y a carecer de grandes accidentes orográficos, estos desequilibrios territoriales son comparativamente más altos que en el resto de la región. Utilizando diferentes estimaciones del índice de Gini y la descomposición del índice de Theil se revela que la desigualdad en el interior de las provincias ha venido cayendo, pero entre ellas ha aumentado. En términos de producto, la fuerte concentración en la provincia de Panamá, que ya existía antes del período de expansión económica, se ha intensificado aún más desde entonces. Por otro lado, y a pesar de lo que en principio pudiera parecer, no existe relación entre la elevada pobreza de las comarcas indígenas y la alta desigualdad del país. Por último, si se analiza el papel desempeñado por la inversión pública en los desequilibrios territoriales, se encuentra que su asignación geográfica no parece estar corrigiendo la desigualdad territorial. Al contrario, en general, cuanto mayor es el ingreso per cápita de una provincia, mayor ha sido la inversión pública recibida.