Evaluación de la efectividad de la infraestructura verde para la mitigación del riesgo costero en América Latina y el Caribe

Accesible PDF image
Autor
Silva Casarín, Rodolfo;
Chávez Cerón, Valeria;
Lithgow Serrano, Deborah;
Fecha
Mar 2020
La sustentabilidad a largo plazo de las poblaciones costeras depende del funcionamiento de los ecosistemas que ahí se encuentran y de los servicios que ellos proveen. La importancia de dichos servicios para la sociedad se reconoce con más fuerza conforme avanza el conocimiento y esto es evidente dada la gran cantidad de literatura relacionada con el tema que ha sido publicada en décadas recientes, aunque también se ha intensificado la degradación y la desaparición de los ecosistemas que los proveen. En particular, los servicios de mitigación de la erosión y de la inundación son cada vez más relevantes dada la tendencia de crecimiento poblacional en zonas costeras de baja elevación y al aumento de los daños socioeconómicos asociados a la presencia de fenómenos hidrometeorológicos extremos.
Ante dicho incremento, la implementación de estrategias de protección es una tarea prioritaria y cada vez más urgente. Dentro de las estrategias más prometedoras se cuenta la implementación de proyectos de infraestructura verde costera.
El concepto “infraestructura verde” depende, principalmente, de las condiciones ecológicas y socioeconómicas de cada lugar (Silva et al., 2017). A diferencia de la infraestructura tradicional, la cual toma en cuenta solo factores socioeconómicos y políticos o la restauración meramente ecológica; la infraestructura verde tiene principios multifuncionales. Es decir, tiene como base los conceptos de conectividad, multifuncionalidad, integración y multiescalar. En consecuencia, los proyectos de infraestructura verde costera pueden abarcar aspectos tan amplios y contrastantes como: la recuperación del funcionamiento de ecosistemas naturales; la creación de ecosistemas artificiales; las obras de ingeniería que dependen del funcionamiento de los ecosistemas circundantes; las obras de ingeniería tradicional con adaptaciones para disminuir su impacto ambiental y; las actuaciones de corrección de estructuras y de explotaciones que causan daño en el medioambiente y no brindan un beneficio socioeconómico conveniente.