Diseño de índices de calidad escolar: Lecciones de la experiencia internacional

Fecha
Aug 2019
Durante los últimos años, varios países de América Latina y el Caribe (ALC) han fortalecido sus procesos de evaluación del aprendizaje y la calidad educativa. En este contexto, se vuelve un desafío encontrar un uso significativo a la extensa información recopilada que entregue retroalimentación efectiva a actores clave dentro del sistema escolar y que promueva una mejora continua del servicio que entregan las escuelas. Una estrategia comúnmente adoptada es la creación de índices de calidad escolar que midan de forma sintética y precisa la calidad del servicio. Con el objetivo de informar al diseño de índices de calidad escolar, en este documento describimos diversos sistemas de medición de la calidad de escuelas que se basan en distintas lógicas. Por un lado, revisamos las experiencias que representan una lógica más descentralizada en la recopilación de información, como en Hong Kong y Holanda. Estos casos muestran una concepción de calidad de escuelas más amplia que no se limita al establecimiento de metas desde el nivel central para resultados de aprendizaje, retención y desarrollo de habilidades, sino que también incentivan a las escuelas a implementar procesos de medición y evaluación de procesos educativos y elementos de la cultura educativa. Por el otro lado, examinamos sistemas de evaluación más centralizados como el de Estados Unidos y varios países de América Latina (Chile, Brasil y Colombia) que se han enfocado más en definir metas para diversos resultados que se esperan de las escuelas dejando a cada establecimiento decidir sobre sus procesos y el uso de recursos. Del mismo modo, discutimos sobre los diversos usos que se les asigna a los indicadores de la calidad, siendo uno de los principales la identificación de escuelas de bajo desempeño. La experiencia internacional entrega valiosas lecciones sobre qué indicadores de calidad elegir, la forma de combinarlos y muestra la necesidad de crear un sistema de medición y evaluación de la calidad escolar que conecte indicadores a consecuencias validadas por la comunidad escolar que sean percibidas como justas en el sentido que no se establecen castigos por resultados que están fuera del control de los establecimientos.