La integración de la infraestructura regional en los países andinos
Date
Mar 2013
EDITOR
Santa Gadea, Rosario
El presente documento pretende recopilar el contenido del Seminario de Reflexión Estratégica "Los Países Andinos y la Integración Física de América del Sur", celebrado el 29 y 30 de octubre de 2012, en Quito, Ecuador, su organización se llevó a cabo de Manera Coordinada por Departamento de Países del Grupo Andino, Sector de Infraestructura y Medio Ambiente y Sector de Integración y Comercio del Banco Interamericano de Desarrollo. Los orígenes del Seminario se remontan al Taller sobre Integración Física en América del Sur, celebrado el 16 de noviembre de 2011, en Lima, Perú en donde los representantes de los Gobiernos compartieron puntos de vista y necesidades de apoyo en los proyectos incluidos en la Agenda de Proyectos Prioritarios de Integración (API) y otros de interés regional. Este seminario tuvo los siguientes objetivos: (i) propiciar la reflexión y el diálogo, tanto entre los países, como entre ellos y el Banco, sobre la integración de la infraestructura regional en los países andinos, centrando la atención en la integración de las telecomunicaciones, el rol de los pasos de frontera en la interconexión y el desarrollo fronterizo de los países, y la integración energética. Para cada uno de estos temas se presentaron documentos de base elaborados por consultores que incluyeron análisis de oportunidades y desafíos, así como buenas prácticas implementadas en otras regiones; (ii) revisar el avance de los proyectos específicos de integración de interés de los países, que se identificaron en el taller de Lima de 2011, examinar los mecanismos de apoyo técnico y financiero del Banco y la agenda de trabajo a futuro. El presente documento da a conocer los aportes y resultados de este seminario. En primer lugar, se ponen de manifiesto las tendencias generales en América Latina y el Caribe (ALC), con respecto a la demanda y la calidad de la infraestructura. Persiste un déficit de stock de infraestructura muy importante y los niveles de calidad de la infraestructura, si bien han mejorado, aún están lejos de los niveles alcanzados por los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La Estrategia Sectorial de Apoyo a la Integración Competitiva Regional y Global, aprobada por el BID en 2011, está basada en considerar que las inversiones en infraestructura (hardware) deben ser complementadas con reformas regulatorias (software). Realizar acciones de facilitación del comercio y liberalización comercial, así como, tratar los temas regulatorios e invertir en infraestructura, es una combinación poderosa que tiene un efecto catalizador importante. Es necesario, por tanto, implementar una agenda de integración multisectorial.