Las micro-finanzas en Indonesia y el sistema de unidad BRI: Caso del Banco Rakyat
Date
Jul 2001
Indonesia tiene una historia de un siglo en proyectos de micro finanzas, que va desde el establecimiento del Badan Kredit Desa (instituciones de crédito comunitario) en 1898, hasta el presente, con una gran variedad de instituciones formales y semiformales de micro-crédito rural a nivel comunitario. A pesar del éxito de esas instituciones de micro finanzas, para sostener sus operaciones con relativamente poca asistencia, el gobierno sigue implementando programas de crédito subsidiado para reducir la pobreza. El Sistema de Unidad del BRI se fundó en 1973 como una forma de canalizar créditos del Bimas, el programa de intensificación en la producción de arroz. Durante la implementación del programa y hasta 1983, las Unidades sufrieron grandes pérdidas por la concesión de malos créditos y fueron una fuente de déficit para el BRI. Al término del Programa Bimas y con la decisión del gobierno para canalizar el sucesor de Bimas, Kredit Usaha Tani (crédito para actividades agrícolas) a través de Koperasi Unit Desa (cooperativas de las comunidades); BRI decidió cerrar sus Unidades anteriores y convertirse en un banco comercial. La comercialización de las Unidades BRI se inició con el lanzamiento de Kupedes en 1985 (un esquema de crédito de propósitos generales), seguido de Simpedes (un esquema de ahorros rurales) en el año siguiente; estos dos progrmas mostraron ser la piedra angular del éxito del sistema de Unidad BRI. Después de dos años, el Sistema de Unidad empezó a operar sin pérdidas y de ahi en adelante se convirtió en una fuente de ganancias para BRI. El desarrollo de Simpedes ha sido impresionante, a marzo del 2001 los ahorros acumulados tienen un valor que equivale al doble de los préstamos otorgados por Kupedes; su éxito ha roto el mito de que los pobres rurales no ahorran y que no son sensibles a los incentivos que se les pueden otorgar para ahorrar. A medida que las Unidades BRI se desarrollan, hay una tendencia a sesgar sus operaciones hacia clientes de más altos ingresos. Sin embargo, todavía da servicio a una porción considerable de los pobres rurales a través de su vasta red de 3,700 centros en todo el país. Un aprendizaje importante que deja el Sistema de Unidad BRI, no es la replicabilidad mecánica de su funcionamiento, sino la forma como BRI ha sabido aprender de su propia experiencia, convirtiéndola en práctica de trabajo exitosa.