Building Resilience: Lessons learned from Latin America and the Caribbean

Accesible PDF image
Date
Mar 2022
La publicación “Construyendo Resiliencia: Lecciones aprendidas en América Latina y el Caribe” es un compendio de la serie de seminarios sobre gestión de riesgo de desastres, realizados por el Banco Interamericano de Desarrollo en 2021.

Estos seminarios se realizaron con el objetivo de divulgar conocimiento relevante sobre un tema de alta importancia: la resiliencia ante las catástrofes en América Latina y el Caribe.

En esta región, la temporada de huracanes de 2020 fue una de las más activas de la historia, impactando particularmente a algunos países de Centroamérica. A pesar de la creciente intensidad y frecuencia de estos eventos, como se observó en noviembre de 2020 con los huracanes Eta e Iota, los sistemas de preparación ante emergencias lograron reducir las pérdidas de vidas humanas causadas por desastres. Este desempeño es el resultado de reformas normativas, institucionales y presupuestales que los países de Centroamérica implementaron después del Huracán Mitch en 1998 y que se reflejan en la mejora de las condiciones de gobernanza para la gestión del riesgo de desastres en la región.

Sin embargo, el manejo de los impactos económicos de los desastres sobre las poblaciones más vulnerables sigue siendo un reto importante para el desarrollo sostenible de Centroamérica y de América Latina y el Caribe en su conjunto. Para mitigar los efectos de estos eventos sobre el crecimiento y bienestar social, los países requieren transitar de un enfoque orientado a atender el desastre hacia uno que priorice fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad, profundizando la gobernanza y la implementación de las prioridades del Marco de Acción de Sendai para la reducción del riesgo de desastres (2015-2030).

La presente publicación narra el desarrollo de cada uno de los seis seminarios que propiciaron el intercambio de experiencias y buenas prácticas y a través de los cuales se identificaron oportunidades de avance en la capacidad de resiliencia de los países ante las catástrofes naturales.